domingo, 14 de junio de 2009

Estados Unidos Y La OTAN: El Eje Del Genocidio

Estados Unidos Y La OTAN: El Eje Del Genocidio De Francis A. Boyle Título original: United States and NATO: The axis of genocide Autor: Francis A. Boyle Origen: ZNet 27 de enero 2009 Traducido por Eva Calleja y revisado por Esther Carrera ¿Qué es lo que tiene que hacer el mundo frente a las grandes atrocidades contra los derechos humanos y las catástrofes que, sin ninguna duda, tienen lugar en la actualidad? Desde luego, el mundo no debe conceder a los grandes poderes militares como son los Estados Unidos, los estados que conforman la OTAN, Rusia y China ningún falso derecho a la "intervención humanitaria” que estos estados poderosos sólo utilizarán para abusar y manipular con el objetivo de justificar agresiones militares contra estados menos poderosos y sus gentes, para alcanzar sus propios intereses egoístas. No hay necesidad de cambiar o actualizar la ley internacional existente en la actualidad a fin de aumentar las posibilidades de una "responsabilidad de proteger” militar en respuesta a supuestas nuevas exigencias de la época- existen más que suficientes leyes y organizaciones internacionales para ocuparse de las grandes atrocidades contra los derechos humanos y las catástrofes que ocurren en la actualidad por todo el mundo. La exigencia de hacerlo refleja una agenda política que busca legitimidad y no un déficit en la ley existente. De hecho, detrás de la mayoría de las atrocidades contra los derechos humanos y las catástrofes que ocurren hoy, la humanidad ha podido ver en funcionamiento las maquinaciones maquiavélicas de los grandes poderes militares. Así que no debería extrañarnos que el mundo fuese testigo del indiscutible genocidio infligido por Serbia y el gobierno de Milosevic contra los albano kosovares inmediatamente después de que los Estados Unidos y los estados de la OTAN declararan una guerra ilegal contra Serbia en marzo de 1999, un genocidio que la OTAN reconoce que anticipó pero que en realidad sucedió como resultado directo de esa agresión. Por supuesto, a los Estados Unidos Cristianos, de nombre, y a los estados de la OTAN les importan un comino los derechos humanos básicos de los albano kosovares, la mayoría de ellos musulmanes. Al poco tiempo, el mundo fue testigo una vez más de un genocidio descarado infligido por Indonesia contra la población de Timor Este, después de que durante décadas la dictadura militar genocida de Indonesia recibiese apoyo económico y militar de Estados Unidos y Gran Bretaña –"nuestra clase de hombre,” es como refirió públicamente el gobierno de Clinton al genocida Sukarto durante su visita a los Estados Unidos. También en este sentido, el mundo nunca debe olvidar que los nativos de Canadá, los de los Estados Unidos y los de Latinoamérica han estado sometidos a continuos actos de genocidio durante los últimos 500 años, todo ello bajo la excusa de civilizarlos. ¿Cómo pueden los Estados Unidos, y su aliado de la OTAN, Canadá, hablar de "misiones humanitarias” en Afganistán cuando ambos estados tienen una larga historia en la práctica de la "extinción humana” en casa? A pesar del eslogan y la retórica del "¡Nunca más!” que se utilizó respecto al holocausto nazi contra los judíos, el genocidio se ha convertido en los comienzos del siglo veintiuno, en una herramienta cada vez más común y aceptable cuando los estados poderosos quieren dominar a estados más débiles y sus poblaciones. Ningún estado tiene el derecho o el amparo de la ley internacional para lanzar un ataque militar ilegal contra otro estado miembro de las Naciones Unidas en el nombre de la "intervención humanitaria”. Este principio es aplicable a ambos estados, los Estados Unidos y Canadá, que todavía hoy continúan exterminando a los indígenas que viven dentro de sus dominios imperiales bajo conceptos iguales o similares al humanitarismo. Es aplicable a Gran Bretaña y su prolongada ocupación colonial de Irlanda, también la deportación de la población de Diego García. Es aplicable a los patentes genocidios que Italia infringió contra la población de Libia y Etiopia; los perpetrados por España y Portugal contra los indígenas de Latinoamérica; el monstruoso genocidio de Bélgica en el Congo; y los genocidios cometidos por Francia en Argelia y Vietnam, todos ellos afirmando que era lo mejor para los pobladores de sus colonias. Cómo puede Turquía, miembro de la OTAN, reclamar alguna vez algún derecho de "intervención humanitaria” en ningún lugar si tenemos en cuenta su larga campaña para someter a los Kurdos y también su anterior exterminio de los Armenios, un genocidio que aún hoy siguen negando. Solamente el genocidio de la Alemania Nazi contra los judíos ha sido reconocido por lo que fue. Sin embargo, sólo una generación más tarde, se supone que el crédulo mundo va a creer el cuento de la OTAN de que el Wehrmacht alemán está ahora en una misión "humanitaria” en Afganistán. La agresión sin sentido de EE.UU. – UK y su "Coalición de la Voluntad” contra Irak en nombre de los derechos humanos y la democracia ha resultado en cuatro millones de refugiados, más de un millón de muertes de iraquíes y la destrucción de la infraestructura del país – genocidio indiscutible. Los Estados Unidos y su Alianza de la OTAN constituyen la mayor colección de estados genocidas reunidos en toda la historia de la humanidad. Si cabe, la Organización de las Naciones Unidas y sus estados miembros tienen una "responsabilidad de proteger” a las victimas de las repetidas agresiones de EE.UU. y de la OTAN, tal y como deberían haber hecho en Haití, Serbia, Afganistán, Irak, Somalia y ahora Palestina. Los Estados Unidos y la OTAN junto con sus aliados de facto como Israel constituyen el verdadero Eje del Genocidio del mundo moderno. La Humanidad tiene la responsabilidad de proteger” la futura existencia del mundo de los Estados Unidos y de la OTAN. (de "Tackling America’s Toughest Questions”, ahora en Amazon.com)

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario será bienvenido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Biblioteca de Documentos

Datos personales

Mi foto
Me apaciona la historia de los pueblos, sus costumbres, su arte he indiscutiblemente... su música. Si algo odio en este mundo es el fanatismo ciego y estúpido. Creo en la democracia participativa y en la justa distribución de las riquezas del planeta. Pero creo, irremediablemente, que la extracción de las mismas no debe dañar nuestra naturaleza: fauna, ambiente y claro, al ser humano.

MLR - Obligación de este Blog

Este Blog le traerá al puertorriqueño noticias, reportajes investigativos y/o escritos de índole político, económico y social, publicadas en medios de otros lugares del mundo. Eventos de importancia que por sus repercusiones igualmente afectan a nuestro país. Así que nuestro propósito principal es informar al puertorriqueño en temas que por alguna oscura razón, nuestros medios informativos no publican.

Privacy Policy