domingo, 7 de septiembre de 2008

Fanatismo Político en Puerto Rico

El problema principal en Puerto Rico es que nuestra gente es demasiado fanática de los partidos políticos y, muy a menudo, de algún candidato en específico, si es joven, elocuente y guapo. Dos millones de votantes van a las urnas. Primero se montan en sus vehículos y corren como locos detrás de sus candidatos agitando banderas y gritando: ese es, ese es. Si te tropiezas con ellos y les dices algo contrario a lo que quieren escuchar, puedes terminar agredido físicamente. Ese fanatismo ciego se manifiesta más hacia dos partidos principales: el Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista. El mismo sumerge a las personas en la ignorancia que les provoca un brote de gringolas que limitan la visión amplia hacia las verdaderas causas de los males que aporrean a Puerto Rico y también al mundo entero. Entretenidos en la lucha partidista pierden la objetividad y más aún, son abandonados por el juicio, la razón y el sentido común. En otras palabras, pierden su intelecto. Los que finalmente se benefician de este estado de idiotez son los ricos benefactores dueños del sistema que nos oprime. Este sistema o modelo económico que provoca pobreza vía la explotación del ser humano, sumada la corrupción, la desaparición de los pequeños agricultores y comerciantes, el desempleo masivo, la desaparición del estado benefactor y sus regulaciones, del buen servicio de salud, educación y seguridad pública. Toda esta tragedia tiene su origen en lo mismo, la ambición desmedida del modelo capitalista neoliberal. No existe otra razón valida. Solo mentes enfermas por la ambición pueden ver otra cosa. El fanatismo es una herramienta útil del capitalismo neoliberal pues permite que el votante se mantenga entretenido en controversias político partidistas las cuales no son exclusivamente la raíz del problema socio-económico que vivimos. Por lo tanto, enajenados del verdadero problema, no protestan, ni reclaman o toman decisiones dirigidas hacia verdaderas soluciones. Ahora, tenemos que preguntarnos: ¿Cómo los puertorriqueños vamos a integrarnos al cambio que se esta gestando en el mundo si estamos enajenados de las verdaderas causas de la pobreza y de la destrucción de los recursos del planeta? Veamos como esta enajenación trabaja: Si el Partido Nuevo Progresista gana las elecciones, entonces la mayoría de los fanáticos acusaran al nuevo gobierno de ser el causante de los problemas de la droga, la criminalidad, la corrupción, los precios altos, la falta de empleo y la pobreza. Por otro lado, si ganara el partido popular, y aumentan la deuda pública por encima de lo que establece la constitución - como hizo Rosello (PNP), entonces ellos serán los culpables de la quiebra del gobierno además de todos los males mencionado más arriba, o viceversa. Así es el fanatismo - ciego y falto del beneficio del intelecto. Los cómplices Mientras tanto, la realidad es que ambos gobiernos son cómplices de derogar leyes que beneficiaban al obrero puertorriqueño. Durante las dos pasadas administraciones, principalmente el PNP con Roselló y luego el PPD con Sila María Carderón y Anibal Acevedo Vilá, se derogaron leyes que afectaron los ingresos y beneficios de trabajador puertorriqueño. Todo a espaldas del pueblo en beneficio de los grandes intereses puertorriqueños y americanos y en detrimento del pobre trabajador. Ninguno de los dos partidos pensaron en el pueblo humilde. Lo que desconoce el puertorriqueño es que todos estos cambios en contra del trabajador obedecen a la implantación de políticas económicas neoliberales. Estas políticas deben ser puestas en marcha por el gobernador y los legisladores de turno. La mayoría de los puertorriqueños se ven hundidos en la pobreza y la esclavitud precisamente porque el nefasto fanatismo no les permite escuchar al más sabio ó, investigar y buscar la información que los pueda sacar de la ignorancia crasa. Veamos algunas leyes arruinadas por las políticas neoliberales En Puerto Rico ha ido desapareciendo la ley que garantizaba una jornada normal de trabajo de 40 horas. La misma permitía que el obrero fuera contratado por no menos de 40 horas de trabajo a la semana y permitía que a los tres meses el obrero fuera nombrado permanente en su empleo con todos los beneficios marginales que le ofrecía la ley. En contraste, hoy se les permite a las compañías contratar empleados a tiempo parcial (part time), perdiendo los empleados la mayor parte de los derechos obtenidos en años de lucha. Padres de familia están trabajando de 50 a 60 horas a la semana para poder obtener o completar el ingreso que devengaban en solo 40 horas de trabajo a la semana. (Regresamos a la época de la esclavitud para que los ricos sean cada día más ricos). En la mayoría de los tipos de industria en P.R. las vacaciones regulares y licencia por enfermedad fueron reducidas de 17 y 15 días por año a solo 12 días por año. El excedente de días se pierde. La liquidación de días acumulados por enfermedad fue eliminada como beneficio. Una corte de justicia puertorriqueña falló en contra de los obreros eliminando el pago de horas extra a tiempo doble. Ninguno de los gobiernos de turno hizo nada por el obrero. Lo dejaron de beneficio para los ricos. Todos los gobiernos han sido cómplices de no hacer cumplir la ley de beneficio del pago del 50% del costo de plan medico para empleados. Hasta el mismo gobierno infringe la ley. También han sido cómplices al no enmendar la ley de beneficios por desempleo donde el tope para el patrono se ha mantenido en siete mil dólares por más de 30 años perjudicando la compensación que recibe el obrero desempleado. Igual ocurre con el seguro de incapacidad y choferil. A todo esto hay que sumarle el desconocimiento, por parte del puertorriqueño, de las consecuencias de ser una colonia. Mientras todo esto ocurre, por complicidad de los partidos políticos, el pueblo solo manifiesta su fanatismo idiota. No racionalizan que el problema esta más allá de los partidos politicos. ¡Los ricos!... pues muy contentos y felices pues las culpa de toda esta debacle económica la carga el gobierno de turno y no el modelo económico capitalista. Veamos otro escenario hipotético: ¡Se dio un milagro!... gana la elección el partido Puertorriqueños por Puerto Rico. Todo es sorpresa y rabia para muchos. Los funcionarios del nuevo gobierno están muy contentos, asombrados y estupefactos celebran es grande. Haaaa... pero a los cinco días, 'VUALA" la magia del fanatismo puertorriqueño actúa, el nuevo gobierno de Puertorriqueños por Puerto Rico acaba se ser declarado el nuevo culpable de todos los males del país. En solo cinco días empiezan a salir todas las teorías económicas y políticas de los analistas y fanáticos explicando el porqué el en nuevo gobierno es el culpable de lo que ocurre en el país. "VUALA”, la mayoría de los puertorriqueños lo aceptan. Responden al fanatismo, no al juicio y la lógica. Es cuando la idiotez fanática desplaza el beneficio del intelecto. Con pena hay que aceptar que en nuestro pais, el ciudadano pensante que trate de orientar y educar a un fanático puede terminar agredido o como mínimo acusado de comunista con vínculos con los terroristas de sabe Dios donde. Mientras... los ricos ríen y ríen y ríen.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario será bienvenido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Biblioteca de Documentos

Datos personales

Mi foto
Me apaciona la historia de los pueblos, sus costumbres, su arte he indiscutiblemente... su música. Si algo odio en este mundo es el fanatismo ciego y estúpido. Creo en la democracia participativa y en la justa distribución de las riquezas del planeta. Pero creo, irremediablemente, que la extracción de las mismas no debe dañar nuestra naturaleza: fauna, ambiente y claro, al ser humano.

MLR - Obligación de este Blog

Este Blog le traerá al puertorriqueño noticias, reportajes investigativos y/o escritos de índole político, económico y social, publicadas en medios de otros lugares del mundo. Eventos de importancia que por sus repercusiones igualmente afectan a nuestro país. Así que nuestro propósito principal es informar al puertorriqueño en temas que por alguna oscura razón, nuestros medios informativos no publican.

Privacy Policy