lunes, 20 de junio de 2011

El arroz y habichuelas de nuestros niños, en Puerto Rico, se ha convertido en lujo para ricos.

Usted trabaja para el gobierno. Un día recibe una carta donde le informan que ya no tiene trabajo. El choque emocional lo deja deprimido. Su primer pensamiento es para sus hijos, ¡y ahora! ¿Cómo les proveo? No tengo veinte años, trabajé mucho tiempo para el gobierno, la empresa privada no me dará trabajo.

Para colmo, las empresas saben que existe escasez de trabajo - y sin piedad - se aprovechan de la situación. En ese momento sacan sus garras, como auras tiñosas, y le ofrecen a todo solicitante desempleado, tenga o no tenga estudios, experiencia, y al nivel que sea, un salario al mínimo federal de $7.25.  Es una burla, una falta de respeto al ser humano que se esforzó siguiendo consejos de… "¡estudia para que seas alguien y vivas bien!".
Tu psiquis esta afectada como la de otros tantos miles de puertorriqueños que están pasando por la misma tragedia. Lo peor es que ustedes… ¡no lo entienden!. Un día decidieron darle su boto, su respaldo político, a un bello y precioso joven estadista que prometió un cambio. Pero lo que usted y los demás nos sabían es que ese joven era un NEOLIBERALISTA confeso. Ese joven respaldaba la filosofía neoliberal, la globalización y la privatización. Ese joven no creía en gobiernos, menos en bienestar social o estado benefactor. Solo creía en “LA LIBRE EMPRESA”. Ustedes, realmente, no sabían lo que estaban haciendo, solo creyeron en sus mentiras muy bien orquestadas y al fin… ¡botaron por EL!

Pues sepa usted que… como resultado de ese neoliberalismo implantado en Puerto Rico por Luis Fortuño y sus secuaces, es que usted esta sin trabajo. Por culpa de ese neoliberalismo es que los obreros están perdiendo sus derechos y beneficios, por culpa de ese neoliberalismo es que trabajamos por un mínimo federal que no da para vivir, por culpa de ese neoliberalismo es que perdimos la garantía de 40 horas de trabajo, por culpa de ese neoliberalismo es que la mayoría de los empleos ahora son a tiempo parcial sin acumular beneficios de ninguna clase, por culpa de ese neoliberalismo a usted lo podrán despedir sin que le paguen nada en compensación, por culpa de ese neoliberalismo es que su patrono le cambia su turno de trabajo a como a él le dé la gana.

Vea lo que ocurrió con el caso de los conserjes que trabajaban para el Departamento de Instrucción Pública. Aplica para todos, es lo mismo para todos.

Digamos que Instrucción Pública contaba con mil (1,000) empleados de mantenimiento (esto es hipotético pero sirve para el ejemplo). Quizás usted estaba en ese grupo. Entonces el gobierno decide que deben privatizar los servicios de mantenimiento porque el Dept. de Instrucción tiene demasiados empleados. Así que comienzan a enviar cartas de despido a los conserjes. Pero para consolarlos les dicen que una empresa privada les dará trabajo.

El plan es que una corporación privada se haga cargo del servicio de mantenimiento a las escuelas públicas. Alegan que el costo de mantenimiento (la limpieza) será más bajo para el departamento Instrucción. Pero no dicen que la corporación privada - que hará el trabajo - le pertenece a un rico donador del PNP, partido en el gobierno. Así que le conceden un contrato multimillonario a dicha corporación.

De echo, del contrato se desprende que si habrá economía (ahorro) para el Departamento. Pero realmente, ese no es el problema.

El problema es que los dueños de la nueva corporación (sus acconistas) no son monjitas de la caridad. Le hacen bien claro al gobierno que ellos no emplearan a los mil empleados despedidos. El gobierno esta claro en eso y además… ¡no le importa cuatro pitos!.

Si usted hace un sencillo cálculo podrá ver lo que ocurrirá con los millones que se pagaban en salarios y beneficios, o sea, los salarios que eran arroz y habichuelas.

Estos son datos hipotéticos: Digamos que son 1,000 empleados a un costo de 18,000 mil dólares por empleado incluyendo salarios y beneficios. El importe total es de 18,000,000 millones. Digamos que Educación le otorga a la nueva compañía un contrato por 15 millones de dólares. El ahorro para Educación será de $3,000,000. (3 millones)

La corporación privada le facturará en un año los 15 millones al Dep. de Educación. Cuando se le otorgó el contrato le dieron trabajo a 500 personas a quienes le pagarán salarios mucho más bajos. De los 18 millones la compañía gastará 7.5 millones en salarios, algunos 5 millones en gastos generales y administrativos y generará en ganancias alrededor de 5.5 millones de dólares. Estos 5.5 millones representaban algunos 305 empleos. Estos 5.5 millones, en ganancias para los accionistas de la corporación, no es otra cosa que el arroz y las habichuelas de los hijos de los 305 empleados que perdieron su trabajo. Dicho de otra manera… gracias al neoliberalismo de Fortuño, y al capitalismo que casi todos defienden, el arroz y habichuelas de nuestros niños en Puerto Rico se esta convirtiendo en lujo para ricos.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario será bienvenido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Biblioteca de Documentos

Datos personales

Mi foto
Me apaciona la historia de los pueblos, sus costumbres, su arte he indiscutiblemente... su música. Si algo odio en este mundo es el fanatismo ciego y estúpido. Creo en la democracia participativa y en la justa distribución de las riquezas del planeta. Pero creo, irremediablemente, que la extracción de las mismas no debe dañar nuestra naturaleza: fauna, ambiente y claro, al ser humano.

MLR - Obligación de este Blog

Este Blog le traerá al puertorriqueño noticias, reportajes investigativos y/o escritos de índole político, económico y social, publicadas en medios de otros lugares del mundo. Eventos de importancia que por sus repercusiones igualmente afectan a nuestro país. Así que nuestro propósito principal es informar al puertorriqueño en temas que por alguna oscura razón, nuestros medios informativos no publican.

Privacy Policy