domingo, 3 de agosto de 2008

Puerto Rico y su Lamento Borincano

Por: Luis E. González Vales La década de 1930 irrumpió con avasalladora fuerza sobre Puerto Rico. Se caracterizó por la angustia y constante desasosiego entre los puertorriqueños, en particular entre los menos favorecidos. Las condiciones de vida y de trabajo se volvieron intolerables. El aumento en los precios de los artículos de primera necesidad combinado con los bajos salarios, hicieron la vida en extremo difícil. La reducción en las exportaciones así como en los precios que se pagaban por nuestros productos en el mercado internacional unido a la reducción en las inversiones, hicieron que el impacto de la Gran Depresión fuese devastador para la Isla. Un estudio realizado por la Asamblea Legislativa en1930 reveló que una familia de tres miembros necesitaba $1,142 anuales como mínimo para vivir; mientras que sus ingresos por salario, si estaba empleado todo el año, fluctuaba entre $360 y $720 anuales. El ingreso per cápita que en 1929-30 era de $122 bajó a $86 en 1932-33. Entre 1921 y 1941 el costo de los artículos de consumo aumentó en casi un 65%. El mejor testimonio de la angustia de los puertorriqueños fue la composición de Rafael Hernández Lamento Borincano. En ella el autor resume en forma elocuente lo que estaba pasando en Puerto Rico. Lamento Borincano De nuestro: Rafael Hernández Sale loco de contento con su cargamento para la ciudad, sí, para la ciudad. Lleva, en su pensamiento todo un mundo lleno de felicidad, sí, de felicidad. Piensa remediar la situación del hogar que es toda su ilusión. Y alegre, el jibarito va cantando así, diciendo así, riendo así, por el camino: "Si yo vendo la carga mi dios querido un traje a mi viejita voy a comprar". Y alegre también su mula va al presentir que aquel cantar es todo un himno de alegría. En eso los sorprende la luz del día, y llegan al mercado de la ciudad. Pasa la mañana entera sin que nadie quiera su carga comprar, ay, su carga comprar. Todo, todo esta desierto el pueblo esta muerto de necesidad, sí, de necesidad. Se oyen los lamentos por doquier de la desdichada Borinquén, sí. Y triste el jibarito va cantando así, llorando así, diciendo así por el camino: "Qué será de Borinquén mi dios querido. Que será de mis hijos y de mi hogar". Borinquén, la tierra del edén la que al cantar el gran Gautier llamo la perla de los mares, ahora que tú te mueres con tus pesares déjame que te cante yo también.
Blogalaxia Tags:
Etiquetas Bitacoras: , , , *

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario será bienvenido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Biblioteca de Documentos

Datos personales

Mi foto
Me apaciona la historia de los pueblos, sus costumbres, su arte he indiscutiblemente... su música. Si algo odio en este mundo es el fanatismo ciego y estúpido. Creo en la democracia participativa y en la justa distribución de las riquezas del planeta. Pero creo, irremediablemente, que la extracción de las mismas no debe dañar nuestra naturaleza: fauna, ambiente y claro, al ser humano.

MLR - Obligación de este Blog

Este Blog le traerá al puertorriqueño noticias, reportajes investigativos y/o escritos de índole político, económico y social, publicadas en medios de otros lugares del mundo. Eventos de importancia que por sus repercusiones igualmente afectan a nuestro país. Así que nuestro propósito principal es informar al puertorriqueño en temas que por alguna oscura razón, nuestros medios informativos no publican.

Privacy Policy