sábado, 7 de mayo de 2011

El Deporte de la Pesca y la técnica

Salir a pescar y tener éxito, realmente es algo bastante subjetivo, dado que para algunos podría significar la captura de al menos tres ejemplares de gran tamaño en un día. Para otros, el descifrar un complejo escenario acuático, donde después de largas horas o a veces días de experimentación, es recompensada con una aliviadora pieza de 30 cm. Pero sin ánimo de entrar en discusión, entendamos que “éxito” tiene que ver con cumplir nuestras expectativas de pesca para una salida en particular.

Con el ritmo de vida actual, es cada vez más difícil salir, por lo tanto, tenemos que cuidar y administrar bien nuestro preciado y esperado tiempo libre, tratando que nuestras oportunidades sean aprovechadas al máximo. Para esto, el “factor de eficiencia”, como dice el gran maestro norteamericano Doug Swisher, es la clave para mejorar el rendimiento. Este factor consiste en presentar correctamente la mosca correcta, en el lugar correcto, al momento correcto por el mayor tiempo posible. ¿Correcto?

Los puntos que se detallan a continuación son pasos básicos para enfrentar con éxito una salida a pescar con mosca. Mi intensión es simplificar de alguna manera este inmenso mar de información que envuelve el mundo de la pesca con mosca, filtrando los aspectos más avanzados y tratando de ir directamente al “grano” dentro de lo posible.


Este elemento es el más importante. Las aguas cristalinas de temperaturas bajas no necesariamente albergan una interesante población de truchas en ese preciso instante. La mayor parte de las especies de truchas y salmones se desplazan en busca de condiciones ambientales que les acomoden. La fuente de alimento, la temperatura, el nivel del agua, el oxígeno, la hora del día, y por supuesto la época del año, influyen en su ubicación. Por lo tanto, el éxito en la jornada se verá frustrado si no logramos encontrarlos. ¡Garantizado!


Entonces nuestra primera meta es encontrar señales que delaten su presencia. La existencia de peces pequeños, insectos y algunos crustáceos que son su fuente de alimentación, podrían ser un buen indicio. Señales visuales, como disturbios en la superficie del agua o un delatador salto, son esperanzadores signos. En caso contrario, si ninguno de estos factores está presente, hay que contemplar la posibilidad de cambiarse de lugar, o si fuese imposible, concentrar los esfuerzos en los lugares que teóricamente son más propensos a tener truchas. La regla general es que "si no pica", hay que moverse rápido y cambiar de lugar sin dudarlo mucho, de lo contrario hay que agotar las posibilidades de donde hubo acción.


Para saber donde teóricamente las truchas suelen ubicarse, dependiendo si es en un río, riachuelo, lago o laguna, les sugiero revisar artículos técnicos.


Conozca los secretos de la buena pesca

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario será bienvenido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Biblioteca de Documentos

Datos personales

Mi foto
Me apaciona la historia de los pueblos, sus costumbres, su arte he indiscutiblemente... su música. Si algo odio en este mundo es el fanatismo ciego y estúpido. Creo en la democracia participativa y en la justa distribución de las riquezas del planeta. Pero creo, irremediablemente, que la extracción de las mismas no debe dañar nuestra naturaleza: fauna, ambiente y claro, al ser humano.

MLR - Obligación de este Blog

Este Blog le traerá al puertorriqueño noticias, reportajes investigativos y/o escritos de índole político, económico y social, publicadas en medios de otros lugares del mundo. Eventos de importancia que por sus repercusiones igualmente afectan a nuestro país. Así que nuestro propósito principal es informar al puertorriqueño en temas que por alguna oscura razón, nuestros medios informativos no publican.

Privacy Policy